Hoy es jueves 24 de enero de 2019 y son las 03:38 hs. ULTIMOS TITULOS: Julieta Venegas encantó al público en un show íntimo en un bar de Palermo / Crisis en Venezuela: Catherine Fulop, Edgar Ramírez y Alejandro Sanz, entre otros, sentaron posición a través de las redes / Un piloto limitado y otro que se bajó a último momento: más misterio en el vuelo de Sala / Cuáles son los diez trabajos que pueden desaparecer en los próximos diez años / Cambio de mando en Jaguares: De la Fuente reemplaza a Matera como capitán / Lisandro López y una confesión sorprendente: "Soy un jugador del montón" / Las 24 Horas de Daytona: el desafío de Agustín Canapino en un equipo con sello argentino / Lisandro López, la bienvenida a Messi y los mates con el arquero campeón del mundo / El sorteo de la Copa América Brasil 2019: horario, TV y la agenda de la gala en Río de Janeiro / Por qué Pouille eligió a Mauresmo como coach: "No se trata de ser un hombre o una mujer, se trata de conocer el tenis" / Mauro Zárate y el desafío de volver a su máximo nivel en Boca: ?Dolió no jugar la final con River? / Por qué Cristiano Ronaldo incorpora hábitos argentinos / La Anmat busca reducir el peligro de los anteojos de sol que no tienen filtros UV / Macri se reunió con Carrió y analizó la estrategia oficialista / De fiscal en Venezuela a vender cupcakes en Mar del Plata / Proponen duras sanciones para los choferes de Uber que trabajen en Mar del Plata / La fuerte discusión entre Alberto Fernández y Ernesto Tenembaum por Mauricio Macri / Fuerte baja para el ATP de Córdoba: no vendrá Dominic Thiem, el número 8 del mundo / El kirchnerismo denunció un "intento de golpe" en Venezuela / Luis D'Elía: "Apoyo a Maduro en este intento de golpe realizado por Trump" /
12 de enero de 2015
Crisis en el valle más fértil del país
En el Alto Valle de Río Negro y Neuquén, las tierras con manzanas y peras son derivadas hacia otros negocios.

Un puñado de días antes de ser asesinado por su esposa, en el año nuevo de 2012, Carlos Soria había ordenado cortar de raíz los perales y manzanos de su chacra de 6 hectáreas ubicada en General Roca. Si hasta un gobernador perdía plata produciendo fruta, qué puede quedar para el resto. En el Alto Valle de Río Negro y Neuquén se registra una masacre silenciosa: una década atrás había 5.200 establecimientos que producían frutas de pepita y ahora queda solo la mitad. El 50% de las chacras ya han sido abandonadas o cambiaron de destino.

Destila impotencia la mirada de los chacareros de esta zona, el valle irrigado más grande del país, una grieta verde de 120 kilómetros en medio de la planicie patagónica. La mayoría son los nietos de los colonos italianos que abrieron canales “a pico y pala” para poder implantar vides y frutales. El dique Ballester, que capta agua del río Neuquén y alimenta miles de hectáreas, fue proyectado por César Cipolletti en 1902 y levantado 8 años más tarde. Parecía para otro país. En el actual, en cambio, se lotea sobre tierras agrícolas bajo riego que permiten crear decenas de miles de puestos de trabajo. “Chacras del sur”, se llama un barrio privado habilitado sobre la ruta 22. Son 8 hectáreas que pertenecían a una hermana de Adrian Bordoni, un productor que se resiste a vender su parte del campito familiar y mucho menos a “erradicar” los árboles. “Nací acá. No se hacer otra cosa”, explica.

Kilómetros más allá, en Ingeniero Huergo, Angel De Grossi vive todavía en una casa campestre, aunque rodeado de montes abandonados. A su lado hay un galpón derruido en el que antes trabajaban hasta 100 personas. El único bullicio que se escucha ahora es el canto de los pájaros. “La gente se va por el tema de la economía, que no da rentabilidad. Primero se endeuda pero llega un punto en el que no da para más”, describe con sencillez impecable. Pablo Poli, otro productor, es algo más refinado y habla del atraso de dólar que quita competitividad a la actividad. Pero su conclusión es similar. “Hace mucho que se pierde plata. Es evidente que no somos interesantes para el Estado”, dice.

El discurso de los gobernantes, por cierto, es distinto. Los políticos celebran que, gracias a este valle, la Argentina se ubique como mayor exportadora de peras y una de las diez principales en manzanas. No mienten, pues aquí se producen 1,6 millones de toneladas de esas frutas sobre 44 mil hectáreas. Unas 600 mil se exportan y otras 350 mil se consumen en el país. El resto tiene poca calidad y se destina a la industria juguera, que paga valores mucho más bajos.

Tras la cosmética de los números se oculta la otra cara: la desaparición de chacareros pequeños y medianos. Según la Federación de Productores, solo quedan entre 800 y 1.000 que dan pelea, mientras que 70% de la cosecha pertenece a empresas “integradas”, es decir con brazos sobre la cadena comercial. Para los “independientes”, en cambio, el sistema es medieval: cada verano entregan la fruta sin saber cuánto valdrá. Recién al año reciben la liquidación. En el medio viven de adelantos.

“Una vez que entregamos no somos más dueños de la fruta”, resume el dirigente Manuel Mendoza. Hasta los trabajadores que llegarán estos días del Norte para la cosecha tienen mejor suerte: al menos saben que cobrarán más de 400 pesos por jornal y gozarán de derechos que no tienen quienes los contratan. Esta actividad es intensiva en capital y mano de obra, que representa 60% del costo de una chacra. Por eso el secretario de Fruticultura, Alberto Diomendi, no duda en pedir “una política de Estado para que esto vuelva a ser lo que fue, porque detrás de esto hay nada menos que 80.000 personas”.

Tras muchos años de pelea, la cadena logró consensuar un “observatorio” de precios. Allí se concluyó que el costo de producción llegó a 0,32 dólares por kilo de pera o manzana. Pero la mayoría de los productores cobró el último año de 15 a 25 centavos. Es decir, perdió plata.

“Cada hora que pasa hay un productor menos. Cuando se cansa de pelear, decide ‘salvarse’ vendiendo su chacra para un loteo o a una empresa petrolera”, relata Mirta Eberhardt. Lo dice en Allen, donde ya existen varios pozos que extraen mediante la técnica del fracking. La posibilidad de contaminación es una clara amenaza, pero aquí nadie parece planificar. O mejor dicho, el único que planifica es el dinero.

Jorge Toranzo, del INTA, dice que muchas de los frutales deben ser reemplazados por otros de mayor productividad o demanda. Pero también sabe que el proceso actual dista mucho de esa “reconversión”. Recuperar una hectárea abandonada requiere una inversión de hasta 40 mil dólares y además hay que esperar cinco años para comenzar a recibir los frutos. “¿Cómo se hace sin créditos blandos?”, pregunta.

Lo mismo se preguntaban Néstor Hernández y su padre hasta que un buen día, hace dos años, decidieron cortar “de cuajo” todos los árboles y dedicar sus 10 hectáreas a la alfalfa. Los rollos de pasto les dejan apenas suficiente para vivir, pero al menos ahora salen hechos y dejaron de “renegar” en busca de mano de obra. El vecino es un productor de 73 años y sus frutales permanecen de pie, orgullosos. Néstor presiente que no pasará mucho tiempo más para que se rinda.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, s el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








 

DOLAR

 
COMPRA
VENTA
36.58
38.58

 

LA RADIO EN TU MOVIL

 

 

RadiosNet
C