Hoy es lunes 17 de diciembre de 2018 y son las 04:03 hs. ULTIMOS TITULOS: La Dolfina toca cada vez más fuerte a las puertas de la historia más grande del polo / La Voz Argentina: Braulio fue el ganador del reality / Migraña: más de la mitad de los pacientes faltan cuatro días por mes al trabajo / Jorge Valdano, con LA NACION: "Los jugadores también deberían usar su poder para defender el espectáculo" / El desahogo de Leonel Pernía, el campeón que festejó en los boxes / Pablo Mac Donough y una emoción especial en memoria de su padre / Sapo Caset, capitán de Las Monjitas: "No es un fracaso, sino un paso para poder ganar algún día" / Adolfo Cambiaso, la leyenda que alcanzó una nueva dimensión: logró su 15° título del Argentino Abierto / Sufrió abuso sexual, vivió en un hogar y fue mamá a los 13 años / La Dolfina y el adiós del padre del hexacampeón: un tal Milo / Niñas madres: Casi todas son víctimas de abuso y tienen menos de 14 años / La Dolfina parece invencible: venció a Las Monjitas y conquistó por sexta vez seguida el Abierto de Palermo / Otra marca para los libros: Messi llega en 2018 a los 50 goles, un piso que alcanzó en otros siete años / Una exmilitante denunció acoso en La Cámpora: "Nadie pidió perdón" / El senador acusado de acoso analiza pedir que se vote su desafuero / Córdoba: entregó $3 millones de rescate por un falso secuestro virtual / Lali Espósito: "Que en cada ámbito laboral gestionen un espacio donde las denuncias puedan ser escuchadas" / Soterramiento del Sarmiento: la policía de Andorra confirmó que las coimas argentinas pasaron por el Principado / La Dolfina reina en el polo femenino: un gol sobre la campana le dio el bicampeonato en Palermo / Tras la agresión a un periodista, la policía reforzó la seguridad en Monserrat /
11 de junio de 2018
Como peronista, digo sí a la vida!
Mi padre, visitando a Perón en Puerta de Hierro, en 1965, dice la autora de esta nota, Verónica Llambí. "Resistamos al lobby de la supuesta 'modernidad' pregonada por minorías ruidosas desde un espíritu materialista y 'práctico', para el cual la solución a nuestros problemas consiste en matar a los argentinos antes de nacer".

La vida humana es el bien más preciado a defender, el mayor don que recibimos. Somos creados y debemos honrar el misterio y el milagro de la vida, seamos o no creyentes, y no pretendernos jueces del derecho a la vida de otros seres humanos.

No sólo nos corresponde cuidar ese bien superior porque de él depende nuestro futuro, sino que debemos enaltecer a las generaciones de argentinos que nos precedieron y a quienes debemos nuestra existencia individual y colectiva.
Por eso quiero recordar el legado de mi padre, Benito Llambí, quien, como último Ministro del Interior del presidente Juan Perón, tuvo el honor de exponer ante el mundo la política de poblamiento que fue uno de los ejes del programa de gobierno presentado por el General al asumir su tercer mandato en diciembre de 1973.
En las charlas familiares, mi padre siempre hablaba de la preocupación que compartían con el General Perón, por su común pertenencia al Ejército, una institución sobre la cual descansa la responsabilidad de la integridad física del país, ante el desafío que representa esa tarea en una nación escasamente poblada con un territorio de 2,780 millones de kilómetros cuadrados.
En sus memorias ("Medio siglo de política y diplomacia") así lo recuerda mi padre: "En Costa Rica [se refiere a la reunión preparatoria de la Conferencia Mundial de Población que tuvo lugar en 1974 en Bucarest] defendí la posición de que la política poblacional era resorte de los estados soberanos nacionales… (…) Expliqué en ese foro las características de nuestra política poblacional, basada en obtener un crecimiento importante del índice de natalidad, promoviendo las familias numerosas y acogiendo liberalmente a los inmigrantes …(…) La Argentina había carecido por muchos años de una política poblacional. Procurábamos subsanar esa falencia lo más rápidamente que pudiéramos. Esa política se había trazado una meta: llegar al año 2000 con 50 millones de habitantes".
Eran tiempos en que la Argentina ejercía un liderazgo de concepto en el mundo, ya que el grueso de las posiciones del gobierno de Perón fueron aceptadas en Bucarest al año siguiente, frenando las políticas de cuño malthusiano que siempre vuelven; de ahí el entusiasmo de mi padre por estar al servicio de un estadista de la talla de Perón que pensaba en una Argentina más allá de su contemporaneidad.
En estos días, leyendo los sólidos fundamentos del diputado santafesino Luis Contigiani quien, diferenciándose de su partido (socialista), votará en contra de la legalización del aborto, recordé también al presidente Tabaré Vázquez que fue el médico personal de mi padre durante su gestión como embajador de la Argentina en el Uruguay (1989-1992).
Por eso me acuerdo del inmenso orgullo que sentimos cuando, en su anterior presidencia, Tabaré Vázquez, negándose a reconocer el aborto como "acto médico", vetó la ley que lo legalizaba en su país, a pesar de que se trataba de un proyecto impulsado por su propio partido, y propuso "buscar una solución basada en la solidaridad que permita promocionar a la mujer y a su criatura, otorgándole la libertad de poder optar por otras vías y, de esta forma, salvar a los dos".
Por este gesto, fue distinguido por la Academia Nacional de Medicina de la Argentina. En los fundamentos de su veto, que espero sirvan de inspiración para el presidente Mauricio Macri, el doctor Vázquez decía también: "La legislación no puede desconocer la realidad de la existencia de vida humana en su etapa de gestación, tal como de manera evidente lo revela la ciencia". Y seguía: "El verdadero grado de civilización de una nación se mide por cómo se protege a los más necesitados".
En palabras de Juan Pablo II, que mi padre recordaba siempre como católico, "una Nación que mata a sus propios hijos es una Nación sin futuro". No faltaba, en los encuentros familiares, quien le recordara la frase de Ronald Reagan: "Todos los que piden el aborto son los que ya nacieron".
Nuestros dirigentes deberían trabajar para volver a hacer de la Argentina un país pionero en la valoración de la vida humana, de su fuerza, su potencial, su dignidad.
Cito al diputado Luis Contigiani: "Hace tiempo que en Occidente el único ordenador de los vínculos sociales, culturales, económicos y políticos es el neoliberalismo, el modelo tecnocrático y la razón instrumental. Es un proyecto de aniquilación de la vida y del planeta. Genera una sociedad abortiva de la dignidad del hombre, a través de la cosificación de la vida".
Nada más contrario al espíritu del justicialismo que siempre colocó a la persona humana en el centro de todas sus políticas. Por ello resulta casi obsceno el espíritu festivo de estos reclamos de legalización, como si no se tratara de seres humanos en gestación; ni hablar de escuchar de boca de algunos profesionales médicos, que se dicen justicialistas, que esta ley "cambiará la historia".
Como el diputado Contigiani, resistamos al lobby de la supuesta "modernidad" pregonada por minorías ruidosas desde un espíritu materialista y "práctico", para el cual la solución a nuestros problemas consiste en matar a los argentinos antes de nacer.
Nuestro deber es, por el contrario, trabajar por generar condiciones para que las familias argentinas tengan más hijos y puedan criarlos en las mejores condiciones. Así honraremos nuestro pasado, dignificaremos el presente y tendremos un porvenir.
 
* La autora es Licenciada en Ciencias Políticas (Universidad de El Salvador) y empresaria. Publicado en Infobae.


COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, s el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








LA RADIO EN VIVO

   
 

DOLAR

 
COMPRA
VENTA
37.16
39.16

 

LA RADIO EN TU MOVIL

 

 

RadiosNet