Hoy es jueves 18 de octubre de 2018 y son las 06:14 hs. ULTIMOS TITULOS: Piden ayuda para que los alumnos de una escuela especial puedan conocer el mar / Malvinas: el emotivo encuentro de un coleccionista inglés que le devolvió a un soldado argentino su casco / Buenos Aires, ?candidata extremadamente fuerte? a ser sede de los Juegos Olímpicos de 2032 / Después de 21 años, reabre un sector de la Confitería del Molino / ?Dejé de trabajar para poder cuidar a mi hijo? / Buscan los vínculos con otros estudios jurídicos y testaferros / Golpe al contrabando / Cayó una banda de escribanos por una estafa inmobiliaria superior a mil millones de pesos / Ethan Hawke: el último independiente de Hollywood / Diego Maradona sufre: casi no puede caminar por la artrosis de rodilla / Esteban Andrada acelera los tiempos tras la lesión: "Quiero volver lo antes posible" / Copa Argentina: el clásico entre Central y Newell's tiene fecha, pero está cada vez más lejos de Rosario / La Generación Dorada fue la fuente de inspiración de los campeones del básquet de 3x3 / Juegos de la Juventud: el oro de Brian Arregui premia al coraje e ilusiona con el futuro en boxeo / Quién es el polista norteamericano que sueña con trascender en la Argentina y ya juega la Triple Corona / Juegos Olímpicos de la Juventud: el impacto de esos raros deportes nuevos en Buenos Aires 2018 / Los secretos del Barcelona de Pep Guardiola, al desnudo en un documental / Marcos Díaz responde: por qué cree que es el mejor arquero, lo que dijo de Armani y el sueño de la selección / El viaje de Islas Vanuatú: de jugar al hockey sin zapatillas a enfrentarse a la Argentina en los Juegos de la Juventud / Robó y maniató a una pareja de abuelos hace dos años, y ahora cayó porque fueron detectadas sus huellas /
21 de mayo de 2018
De Caá Catí al Mundo
Maxi Meza, el chico que no hizo inferiores, jugaba por diversión y es uno de los 23 de la lista de Sampaoli para el Mundial de Rusia. Debutó en la histórica derrota, pero convenció y Sampaoli lo llevará a Rusia 2018. Surgió de un humilde club de Caá Catí, un pueblo de 7.000 habitantes en Corrientes, donde jugó con su papá y el ex River "Keko" Villalba.

Casi sin inferiores, llegó a Gimnasia para luego transformarse en una pieza fundamental del Independiente campeón de la Copa Sudamericana.

Caá Catí, la ciudad de poco más de 7.000 habitantes del departamento de General Paz, Corrientes, es la cuna de Maximiliano Meza, el hoy jugador de Independiente nacido el 15 de diciembre de 1992 y con una vida digna de grandes anécdotas relacionadas al fútbol, ese deporte al que llegó casi por casualidad y que hoy le ha dado su mayor alegría: es uno de los 23 de la lista de Argentina para el Mundial de Rusia 2018.

En su Corrientes natal Meza jugaba a la pelota por diversión. No se le pasaba todo ese derrotero de probarse en un club, en otro y en otro más en busca de que alguien le abriera la puerta. Asistía sí, a un club de barrio, Cambá Porá, que se define en sus redes sociales como el club más ganador y con más historia de Caá Catí.

De allí brotó Daniel Villalva, aquel delantero de contextura pequeña, habilidoso, que debutó en la Primera de River con 16 años. De allí también es Eduardo Meza, Mezita, un histórico del equipo, maestro rural y papá de Maxi, quien le trasladó algo de toda esa pasión que el fútbol inyectaba en sus venas.

Meza era el enlace de la categoría 92 de ese equipo, Villalva el delantero. La dupla conquistaba hasta al más desatento ojeador. Keko emigró a River pero Maxi decidió quedarse  hasta que un día su vida se cruzó con la del Indio Ortíz, el hoy DT de Gimnasia que entonces, cuando lo descubrió, coordinaba las divisiones menores del Lobo y rápidamente se lo llevó a La Plata para someterlo a una prueba.

"Es una excelente persona y un gran jugador, tiene mucha visión de juego y me alegra mucho que Troglio le dé la oportunidad que se merece", dijo Ortíz cuando en 2012 el ex DT ex campeón del mundo con la Selección Argentina lo hizo debutar en Primera División.

Sobre las condiciones de Maxi, Ortíz describió: "Él maneja las dos piernas, por ende se lo puede utilizar como carrilero por izquierda y por derecha también trabaja muy bien de delantero, es un jugador muy completo".

Al Lobo arribó con edad de Quinta División y obtuvo un lugar en la pensión. Cuando fue convocado a la primera pretemporada, invirtió sus ahorros en botines nuevos y cuando estaba por subir al micro recibió un golpe inesperado. "Un día antes le dicen que no hay lugar. Quedó solo en la pensión, entrenando con los que no viajaron. Lloró una semana entera", le contó Lucy, la encargada de la pensión de Gimnasia al Diario Época, de Corrientes.

"Le dije que se preparara que, cuando ellos volvieran, él tenía que estar a la par de los demás. Así fue", completó la segunda mamá. Y Maxi aceptó el desafío. No se dejó ganar por la frustración. Poco después de aquello debutó en Gimnasia, donde en poco tiempo mostró todo su talento y capacidad, tanto que rápidamente Independiente fue a su búsqueda.

Pero para llegar al Rojo, club que le pagó a Gimnasia dos millones de dólares por el 65% del pase, Meza debió hacer un curso acelerado de sacrificio, tal vez demasiado peso para posarse en el lomo de una promesa que no traía inferiores, además de ser el eje de un conflicto de intereses en una negociación que terminó con la renuncia del entonces técnico del Lobo, Gustavo Alfaro tras el repudio que provocó en la dirigencia una declaración suya en la que señaló que el presidente del club Daniel Onofri no podría "caminar por La Plata" si vendía al correntino.

Su capacidad no tardó en emerger con la camiseta del Rojo y el ojo de Jorge Sampaoli se posó en él. Fue entonces que a los 26 años tuvo que bailar con la más fea: le tocó debutar con la Selección mayor ante España, en la histórica derrota por 6-1. Fue, sin embargo, el único aprobado de la catástrofe. Ese rendimiento y sobre todo su regularidad en el Rojo le permitieron ganarle la pulseada a Ricardo Centurión y a Diego Perotti en la convocatoria de Jorge Sampaoli para el Mundial de Rusia.

El ojo del entrenador de la Selección se enfocó en el fútbol local y Meza se transformó en el batacazo de la preselección.

Hoy, aquel flaquito que jugaba a la pelota sólo para divertirse y que vio cómo su primera gran oportunidad en el fútbol se transformó rápidamente en frustración fue convocado hoy al Mundial. Hoy Caá Catí, el pueblito de los 7 mil, se recibe de grande de la mano de su embajador deportivo. Uno de los 23 que va al Mundial.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








LA RADIO EN VIVO

   
 

DOLAR

 
COMPRA
VENTA
35.29
37.29

 

RadiosNet