INTERNACIONALES  13 de julio de 2015

El que quiera oir que oiga...

El Papa, a los jóvenes: "Hagan lío, pero también ayuden a arreglar el lío que hacen". "Tenemos que tener el corazón libre, que pueda hacer lo que piensa y lo que siente. ¡Ese es un corazón libre!", exclamó Francisco en la última misa de su recorrida por América Latina, realizada en Paraguay.

El corazón libre, que pueda hacer lo que piensa y lo que siente

Ante una multitud de jóvenes cristianos y horas antes de regresar a Roma, el papa Francisco ofreció una misa en la costanera de Asunción, Paraguay. El pontífice escuchó en primera persona los padecimientos de dos niños pobres, Liz y Manuel, y sus historias de fe en el escenario. Cuando le tocó hablar frente a los miles de creyentes, fue ovacionado.

"Tenemos que tener el corazón libre, que pueda hacer lo que piensa y lo que siente. ¡Ese es un corazón libre!", dijo el Papa antes de pedir un rezo. También señaló que hacer lo que a cada uno le gusta en cada momento es una "falsa libertad". "No hay que ser como Poncio Pilato, no hay que lavarse las manos", destacó en referencia a la juventud. Francisco pronunció su discurso sin leer.

El pontífice pidió ayudar "con solidaridad y amor" a los jóvenes en situación de vulnerabilidad. "La desesperación los lleva a la delincuencia, a colaborar con la corrupción. La vida no es fácil para muchos jóvenes. A esos chicos les tenemos que decir que queremos darles solidaridad y esperanza", sostuvo.

"Solidaridad, trabajo, esperanza, esfuerzo, conocer a Jesús, conocer a Dios y fortaleza, ¿un joven que vive así tiene el corazón triste? No. Ese es el camino. Pero para eso hace falta sacrificio, andar contracorriente", exhortó. Por último, señaló: "Hagan lío pero también ayuden a arreglar y organizar el lío que hacen. Un lío que nos dé esperanza, que nazca de haber conocido a Jesús".

 

"Hagan lío pero también ayuden a arreglar y organizar el lío que hacen"

Desde temprano, decenas de miles de jóvenes recorrieron las calles del centro histórico de Asunción entre cánticos y ataviados con banderas paraguayas y del Vaticano, según el diario ABC Color. Aunque el evento convocaba a la juventud, adultos, ancianos y enfermos también llegaron al lugar para escuchar al sumo pontífice en su penúltima parada antes de dar por finalizada la histórica visita a Paraguay.

Se veían, además, banderas argentinas: se calcula que unos 150.000 creyentes cruzaron la frontera. Uruguayos y brasileños también participaron de la última misa del Papa, quien llegó el domingo pasado a Ecuador y luego se trasladó a Bolivia antes de su parada en Paraguay. "Te queremos, Papa, te queremos", cantaron miles de personas durante las palabras finales del pontífice.

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »